Escuchanos por Internet


en Web en Blog

7.10.08

La huelga agraria argentina concluye con un masivo acto

BUENOS AIRES (AFP) - Una huelga de seis días de organizaciones de agricultores de Argentina, sin venta de granos ni ganado, contra la política agrícola de la presidenta Cristina Kirchner, concluirá el miércoles con un masivo acto y un abrazo al Parlamento.

Argentina es una potencia proveedora mundial de alimentos con exportaciones que rondan los 35.000 millones de dólares anuales, y el cultivo de la soja ocupa más del 50% de la superficie sembrada.
La soja movía negocios anuales por 24.000 millones de dólares, pero la persistente caída de su precio causa estragos en la economía de los productores y en las arcas de la recaudación fiscal.
Los líderes de la protesta encabezarán un acto en la localidad de San Pedro, 160 km al noroeste de Buenos Aires, en medio de la rica Pampa Húmeda, y desde allí partirán hacia la capital argentina, para realizar un abrazo simbólico al Congreso, donde el oficialismo cuenta con mayoría.
Los agricultores exigen la eliminación de los impuestos a las exportaciones alimentarias, subsidios y planes para favorecer al sector cárnico y lechero, además de una devaluación de la moneda de 3,21 a 3,50 pesos para alentar las exportaciones.
El nuevo reclamo tomó, además, una proyección política, con un tono opositor a Kirchner, cuando falta poco más de un año para las elecciones legislativas que renovarán parte del Parlamento.
Al compás de la crisis mundial, el precio de la leguminosa se derrumbó en el mercado de Chicago desde casi 600 dólares por tonelada hace dos meses a 338,8 dólares el lunes, lo que impactó en la renta de los agricultores.
La nueva protesta fue el segundo 'lock out' empresario agrícola desde que Kirchner inició su mandato, en diciembre pasado, tras la huelga de 128 días con bloqueos de rutas, que mantuvo en vilo al país entre marzo y julio pasado.
La primera huelga generó desabastecimiento interno, alteró las exportaciones e incentivó la inflación, que institutos privados ubican en el 25% anual, pese a que el Gobierno la sitúa en menos del 10% con sus cuestionadas estadísticas.
Aquel conflicto terminó con una dura derrota para Kirchner cuando el Congreso rechazó el proyecto oficial de aumentar los impuestos móviles a las exportaciones de granos, entre ellos la soja, que había desencadenado el reclamo.
Los dirigentes de las entidades agrarias evitaron ahora bloquear carreteras y tampoco lograron la adhesión popular de la huelga anterior.

No hay comentarios.: