Escuchanos por Internet


en Web en Blog

8.5.08

Los productores volvieron a las rutas

jueves 8 de mayo, 3:00 AM
Tras 56 días de conflicto -21 de huelga y 35 de negociación-, al campo no le cerraron los números. Por eso, los presidentes de las cuatro entidades ruralistas anunciaron ayer un nuevo paro agropecuario. Esta vez, no comercializarán granos para exportación y se movilizarán en las rutas hasta el 15 de este mes. La gota que rebasó el vaso fue el entredicho que protagonizaron anteayer los ruralistas y el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, que negó haber prometido modificaciones en el esquema de retenciones móviles.
Los presidentes de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Mario Llambías; Federación Agraria Argentina (FAA), Eduardo Buzzi; Sociedad Rural Argentina, Luciano Miguens; y la Confederación Intercooperativa Agropecuaria (Coninagro), Fernando Gioino, hicieron un repaso público de las quince reuniones que mantuvieron con distintos funcionarios del Gobierno, incluida la presidenta Cristina de Kirchner, desde el final del paro anterior. Y luego, anunciaron ocho días de protesta con "presencia a la vera de las rutas; no comercialización de granos con destino a la exportación; realización de asambleas en distintos puntos del país; pedidos de audiencia a gobernadores, legisladores e intendentes, y la invitación a usar los símbolos patrios".
En la mañana de ayer hubo dos últimos y vanos intentos de superar el conflicto. Los técnicos de las entidades fueron recibidos por la presidenta del Banco Nación, Mercedes Marcó del Pont, a quien le pidieron soluciones para los productores endeudados; luego, estuvieron con el secretario de Agricultura, Javier de Urquiza, que se excusó de negociar sobre retenciones por "carecer de atribuciones". Después de esos dos encuentros, los presidentes de las cuatro entidades analizaron la situación con sus equipos, consultaron a los dirigentes de base y decidieron convocar a una nueva protesta.
El segundo paro agropecuario en lo que va de la gestión de Cristina de Kirchner tiene un inesperado apoyo en la Confederación Argentina del Transporte Automotor de Carga (Catac), entidad que agrupa mayormente a dueños de camiones cerealeros. "No vamos a cargar cereales ni hacienda, no porque apoyemos el paro sino porque no queremos que nuestra gente quede tirada en las rutas dos o tres días como en el paro anterior", dijo Rubén Agugliaro, presidente de la entidad. Razonabilidad
En el Gobierno hubo pocas referencias a la nueva protesta. "No es razonable volver al paro", dijo el jefe de Gabinete, Alberto Fernández. El funcionario volvió a negar ayer que se hubiese comprometido a negociar las retenciones móviles. "Estoy muy asombrado porque pasé una lista de temas, no hablé sino que dejé un papel escrito, por eso me llama mucho la atención lo que dicen. Y hoy (por ayer) cuando le pregunto a Miguens «cómo salen a decir eso», él me responde, «si no lo decíamos nos mataban». Yo no puedo volver y decirle a la Presidenta eso", dijo Fernández a LA NACION.
Sin embargo, desde la Sociedad Rural negaron que esa conversación se hubiera dado en esos términos. "A las 11 de la mañana, Fernández le dijo a Miguens por teléfono: «Nos reunimos a la tarde, pero no hablamos de retenciones». Miguens le respondió que eso era imposible, y el jefe de Gabinete le contestó que entonces no había reunión", contaron en la entidad ruralista.
"Cuando tomamos las decisiones vinculadas con las retenciones nos dimos cuenta de que afectaban a los pequeños productores y los mercados de futuros. Lo de los pequeños productores lo resolvimos dando reintegros, quedaba pendiente el tema de los mercados de futuros. Hay mecanismos para resolver ese problema, topear de otra manera, escalonar de otro modo", dijo Fernández.
Sin embargo, el campo no descargó su bronca contra Fernández, a quien consideran el único interlocutor posible para avanzar en una eventual nueva negociación. De hecho, durante el anuncio del nuevo paro, Buzzi afirmó: "El jefe de Gabinete fue la persona con más disposición a buscar el diálogo, pero él no es el presidente".
En el balance de estos casi dos meses de conflicto, los ruralistas se quejaron una vez más de que no se están cumpliendo los dos únicos acuerdos parciales firmados entre las partes, sobre trigo y carne. De hecho, se quejaron de que la nueva reglamentación para la exportación de carne, publicada ayer por la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (Oncca), es más restrictiva e "inaplicable", en palabras de Llambías.
Los frigoríficos exportadores comenzaron a presentar los certificados del Registro de Operaciones de Exportación (ROE), de acuerdo con la nueva modalidad. Y en la Oncca informaron que a partir de hoy se comenzará a dar curso a esos pedidos, con lo que se podrían reabrir las ventas externas de cortes vacunos.
Por José Crettaz
De la Redacción de LA NACION
Con la colaboración de Rafael Mathus Ruiz

No hay comentarios.: